EL METODO S.A.M.©

¿Como podemos observar : personas, situaciones, objetos, empresas, etc., de manera específica y según un criterio determinado de antemano?.

Lo que determina dicho criterio es una clasificación universal de todos los componentes (observables pero habitualmente despreciados) de una situación  persona u objeto.  Por ejemplo : uno de los componentes observables de una persona puede ser su manera de vestir ; es evidente que cada uno de nosotros tenemos preferencias diferentes en cuanto a la elección de nuestras prendas, complementos y demás, y sin embargo estamos todos de acuerdo en admitir que todos los gustos se agrupan en grandes familias : moderno, clásico, extravagante, discreto, etc.

Una persona: que viste de forma elegante pero clásica no tiene la misma personalidad que una persona que se viste de manera elegante pero moderna. Del mismo modo ocurre con la manera de vivir, el tipo de trabajo o el deporte practicado. Todos estos aspectos se pueden clasificar en cuatro grandes familias, que llamaremos universos.

Una situación: también tiene componentes observables que podemos clasificar. No hay que olvidar que una situación representa la acción de un grupo más o menos importante de personas, por ejemplo: una empresa tiene características observables tales como la edad media de los empleados, la decoración de los despachos, el tipo de luz, las plantas, los movimientos en los pasillos, el tipo de climatización, etc. Miles de detalles frecuentemente despreciados por cualquier observador que uno por uno tienen poca importancia pero conjuntamente y específicamente observados tienen un significado vital e imprescindible para evaluar la "personalidad de la empresa" o también lo que llamamos su “CULTURA”.

Esta detección sobre la "personalidad" de la empresa no prescinde, por supuesto, de los otros análisis tales como: financiero, comercial o humano, pero sí ayuda al observador a "radiografiar" la empresa o situación, de manera que se puedan tratar las verdaderas causas de los síntomas que se manifiestan a primera vista.

Un objeto: también tiene su "personalidad" y esta personalidad se detecta gracias a los detalles que lo componen y que le dan su especificidad. 

Las técnicas del S.A.M®. son muy simples y permiten a cualquier persona su aplicación, después de haber adquirido un poco de práctica. En síntesis, esta técnica consiste en :

  • Una observación de los detalles de  : personas, objetos o situaciones, empresas.
  • Una clasificación de los mismos (según las técnicas del S.A.M®).
  • Una interpretación de esta clasificación, que nos conduce al conocimiento y sentido de la situación de la estrategia adecuada, según los diferentes casos.

El método S.A.M®. clasifica los detalles observables de una persona, situación o producto(u objeto)  en 4 familias que llamaremos "universos ":

DESARROLLO,  SEGURIDAD,  AJUSTE y  DESAJUSTE 

Si describimos de manera sintética los cuatro Universos del S.A.M® sus características serán las siguientes:

Las Tendencias de una Persona en cada uno de los cuatro universos serían:

DESARROLLO

SEGURIDAD

DESAJUSTE

AJUSTE

emprendedor

disciplinado

dominante

cooperativo

innovador

solícito

desconfiado

adaptable

moderno

metódico

intolerante

íntegro

imprevisible

indeciso

irónico

natural

entusiasta

conservador

falso

equilibrado

decidido

afectuoso

conflictivo

justo

Las Tendencias de un Producto en cada uno de los cuatro universos serían:

DESARROLLO

SEGURIDAD

DESAJUSTE

AJUSTE

vistoso

experimentado

peligroso

sencillo

moderno

seguro

obsoleto

serio

acreditado

práctico

inadecuado

genuino

joven

tradicional

de mala calidad

imaginativo

atractivo

cómodo

mal acabado

estético

ostentoso

económico

complicado

fiable


Las Tendencias de una situación en cada uno de los cuatro universos serían
:

DESARROLLO

SEGURIDAD

DESAJUSTE

AJUSTE

estimulante

reconfortante

embarazosa

relajante

activa

familiar

tensa

adecuada

innovadora

tradicional

violenta

armoniosa

optimista

conformista

ilógica

tolerante

futurista

prudente

complicada

liberal

activa

segura

falsa

constructiva

Lo que el método S.A.M.® descubre es que : las personas se comunican entre ellas únicamente bajo ciertas condiciones de " Compatibilidad" o “Ajuste”.

Del mismo modo un producto lanzado al mercado será mejor aceptado bajo estas mismas condiciones de "ajuste”; una persona se ajustará más fácilmente a un entorno especifico bajo dichas condiciones.

Resumiendo lo expuesto hasta el momento, podemos decir que: "Las relaciones más estables se producen entre tipologías complementarias dentro de un mismo universo".

El análisis efectuado con el S.A.M®. nos proporcionará la imagen del individuo en un momento y en un entorno determinado. Hay que tener en cuenta que la personalidad del individuo está en constante evolución, no podemos considerar el S.A.M.®  pues como un modelo estático.

Se hará necesario verificar la evolución de la personalidad de cada persona a lo largo del tiempo. Sin embargo, lo que sí nos fija el S.A.M.® es un análisis de las tendencias muy fiable y útil, tanto a nivel de autoconocimiento como de interrelación con los demás.

Como ya hemos repetido reiteradamente, no existe el individuo químicamente puro, integrado en un solo universo. Toda persona tiene características en cada uno de los universos y las tipologías complementarias están relacionadas entre sí.

 

-------------------